Illés Györgyi

12.07.2022

Responsable de remuneraciones

¿Cuánto tiempo llevas en la empresa y en qué puesto empezaste?

Vine a trabajar a la filial húngara en el verano de 1990, como estudiante. El gerente de la planta en ese momento me indicó que estarían dispuestos a contratarme después de obtener mi bachillerato si lo deseaba, así que me incorporé el 2 de septiembre de 1991. Primero trabajé como operadora instruida de máquinas.

¿Cuáles fueron tus antecedentes y formación al llegar?

Vine a trabajar aquí después del bachillerato y ya trabajaba aquí cuando aprobé el examen profesional de administrador de seguridad social y remuneración.

¿Cómo ocurrió tu nombramiento?

Después de trabajar como operadora de máquinas, me convertí en administradora de planta en 1996, y de este puesto pasé a la licencia de maternidad, que en Hungría puede durar hasta 3 años por hijo. Di a luz a dos niñas y volví a trabajar después de 5 años de ausencia. Además de mi trabajo como administradora de la planta también ayudé como asistente en los departamentos de mano de obra y adquisiciones.

A partir de 2012, mis jefes me asignaron al departamento de recursos humanos a tiempo completo y me convertí en responsable de remuneraciones.

¿Cuáles son tus principales tareas hoy?

Estoy en contacto con los empleados y la empresa de nóminas subcontratada, así como con las agencias de empleo temporal.

Compruebo las nóminas, los plazos y la exactitud.

Llevas 32 años trabajando en la empresa. ¿Qué es lo que te gusta todavía aquí?

Hay un buen ambiente, y aunque las tareas suelen ser rutinarias, hay retos también.

En 30 años, la empresa ha convertido en parte de mi vida. Los empleados saben que pueden ponerse en contacto conmigo en cualquier momento, sobre cualquier asunto, e intento ayudarles en todo lo que puedo.

¿Podrías contarnos un poco sobre tu vida privada, tus aficiones, para que podamos conocerte mejor? ¿Cómo puedes equilibrar el trabajo y la vida privada?

Nuestra empresa apoya la maternidad, y mis jefes siempre fueron flexibles cuando mis hijas eran pequeñas. Ahora son adultas.

Mis aficiones son el ciclismo y, si tengo tiempo, el senderismo. Al montar en bicicleta tengo tiempo para pensar y recargarme. Tengo un perrito que «heredé» de mis hijas, también es parte de nuestra familia.

¿Qué recomendarías a los nuevos colegas para tener una carrera igualmente exitosa en Trocellen?

Que sean entusiastas y miren al futuro con optimismo. Sean auténticos y, sobre todo, aprendan. Aprendan de sus colegas antiguos, pero no tengan miedo de compartir sus ideas innovadoras.